El Chelsea de Antonio Conte se enfrenta al duro reto de defender título en una de las ediciones más competitivas en la historia de la Premier League. Todos los focos estarán sobre los pupilos de Conte, que esta temporada tendrán el “hándicap” de compaginar competición europea con la nacional, aunque también contarán con una notable ventaja respecto al año pasado.

Esta vez el Chelsea cuenta con una plantilla preparada y mentalizada desde el inicio para jugar con un esquema de tres centrales y dos carrileros largos, a diferencia del año pasado, en el que la primera idea fue utilizar un 4-2-3-1 que fue modificado en medio de la competición, debido a los malos resultados obtenidos. Todos los movimientos veraniegos y la preparación ha sido focalizada en ese esquema, por lo que la versión que presente el Chelsea debería de ser superior a una versión del año pasado que en parte fue improvisada.

La gran evolución del sistema de cara a la nueva temporada habita en el medio campo. La dupla Kanté – Matic no llegó a funcionar nunca en toda la temporada pasada. Pese al buen criterio de Matic con el balón en los pies, el Chelsea apenas aprovechaba la profundidad que un dibujo táctico con Alonso y Moses como carrileros debería producir. La búsqueda de una solución al problema llevó a Fábregas a puestos más retrasados, brillando por encima de un Nemanja Matic que no ha acabado de encontrar su sitio tras el cambio de esquema. La apuesta para suplir a Matic es el francés Bakayoko, algo que sin duda es un pequeño cambio táctico. Mientras que la forma que podría tener Matic de aprovechar la amplitud de campo generada sería mediante desplazamientos largos de balón, Bakayoko es un jugador poderoso físicamente, dotado de una gran resistencia y zancada destinada a superar líneas y generar espacios con el balón en los pies.

Embed from Getty Images

Otro cambio significativo es el de la delantera. Costa hace las maletas debido a su mala relación con Conte, un secreto a voces. Llega un Álvaro Morata que a sus 24 años aún no ha sido la referencia de ningún equipo, pero si ha de lograrlo será junto al entrenador que más confianza le ha dado, Antonio Conte. Álvaro Morata deberá de responder con goles, ya que es el fichaje más caro del equipo por 65 millones de euros.

Otro fichaje es el de Antonio Rüdiger, que ocupa el puesto que deja libre el capitán Terry. A priori tendrá muy complicado partir como titular en una defensa mas que consolidada como es la formada por Cahill, David Luiz y el reconvertido Azpilicueta. Destacar la versatilidad de los cuatro centrales, ya que David Luiz puede actuar como pivote defensivo y tanto Azpilicueta y Rüdiger (este en casos mas extremos) podrán actuar en las bandas de la defensa. Por último, mencionar la llegada de Willy Caballero para suplir la marcha de Begovic.

Previsiblemente, el once de gala de Antonio Conte será el formado en la portería por Courtois. Trío de centrales formado por Cahill, David Luiz y Azpilicueta.

El carrilero del costado derecho será Victor Moses, recuperado para la causa en la pasada temporada por Conte. Por el carril izquierdo una de las revelaciones del pasado año, Marcos Alonso.

La medular estará formada por el muro de franceses, Kanté y Bakayoko. Caerán al interior desde las bandas Pedro y Hazard, y la punta estará encabezada por Morata.