Nueva temporada en Anfield, mismo objetivo: lograr alzarse con la Premier League veintiséis años después. Los reds vuelven este curso a competición europea, ya que disputarán la fase previa de la Champions League ante el Hoffenheim. El conjunto dirigido por Jürgen Klopp se ganó el billete a la previa de la máxima competición europea, cumpliendo una de las metas que se fijaron, pero quedando atrás en la lucha por el título muy pronto.

Llama bastante la atención, que un histórico como el Liverpool, no consiga desde 1990 ser campeón de liga. Ocasiones en las que rozaron el título no han faltado. La más reciente en la temporada 2013-2014, en la que el infortunio acompañó al mejor jugador de la historia red, en forma de resbalón de Gerrard. También con Rafa Benítez estuvieron cerca de la gloria.

De cara a la presente temporada no son muchas las caras nuevas, tan solo tres fichajes, en un mercado de nuevo muy agitado en Inglaterra. Dominik Solanke (Chelsea), Mohamed Salah (Roma) Andy Robertson (Hull), son las tres incorporaciones hasta la fecha en los reds.

La llegada que más ilusiona es la de Salah, que abandona la Roma para volver a probar suerte en la Premier League. El egipcio no triunfó en el Chelsea, pero si en la Serie A (Fiorentina y Roma). Klopp necesitaba más desborde en el ataque y lo tendrá con Salah.

Embed from Getty Images

Sin embargo, las preocupaciones no están siendo en las llegadas, sino en las posibles salidad. Los 222 millones pagados por el PSG al Barcelona, en concepto de la cláusula de rescisión de Neymar pueden tener efectos colaterales en Anfield Road. Antes de la marcha de Neymar, Coutinho ya era objetivo culé. Tras el cambio de equipo de Neymar, los azulgranas ven en el “10” del Liverpool un posible remplazo. Las negociaciones se antojan muy complicadas, los reds ni quieren, ni tienen necesidad de vender. El jugador, según informaciones de la prensa deportiva del entorno culé, ha dado el sí al Barcelona. En cuanto al precio de la negociación, Klopp no aceptaría menos de 100 millones de euros. Se avecina un fin de mercado de fichajes bastante movidito en Anfield.

Pero no solo Coutinho, otro jugador que cuenta con un gran cartel es Emre Can. El alemán, ex del Bayer Leverkusen, está siendo seguido muy de cerca por la Juventus. El Liverpool, al igual que con Coutinho, no está dispuesto a vender una pieza clave en un año en el que pueden volver a la Champions.

Objetivos muy claros esta temporada en Anfield. El primero, y más cercano, entrar en la fase de grupos de la Champions League. Posteriormente, realizar una gran campaña en Europa y sobre todo lograr la ansiada Premier League o por lo menos llegar hasta el final con posibilidades de ganarla. Klopp está ante un reto mayúsculo, devolver al Liverpool la hegemonía del fútbol inglés.